Canción grabada

DESIERTO BLANCO (Guadalupe Garcia Garcia y Angel -Cucco- Pena)

Esta canción surge de la influencia de Bryan Ferry y la cadenciosa melodía de la canción ‘Avalon’, y huele a comercial de perfume europeo caro y sofisticado. Así, DESIERTO BLANCO terminó siendo una versión Berlitz del Kama Sutra, que no por ser corta, es menos hot.

En el ano 1988 descubrí a Bryan Ferry, ex cantante de Roxy Music y para entonces, solista. Sus canciones ‘Avalon’ y ‘Slave To Love’ son 2 clásicos, y para much@s fans Ferry es el cantante mas sexy del mundo.

Como en muchas ocasiones, cuando me llama la atención una melodía o un arreglo, ignoro totalmente la letra de la canción original y trabajo sobre la historia, el feeling o las imágenes que vienen a mi mente. En este caso yo lo que veía era un juego de formas y texturas, poético y sensual, donde dunas de arena blanca y el cuerpo de una mujer se transformaban uno en el otro. Imágenes elegantes e insinuantes, como las de un vídeo que de seguro sería vetado en el MTV de finales de los ’80.

Todo sería en blanco y negro, más las tonalidades que produciría la luz sobre las formas curvas y fluidas. Una figura masculina aparecería oportunamente, posiblemente solo en detalles. Las figuras y el paisaje se entrelazarían como en coreografías, donde todo es insinuado e hipnótico. Una llamarada rompería en un momento el paisaje blanco y negro.

La canción va acabando suave, como un espejismo que se va esfumando en este DESIERTO BLANCO.

POR QUÉ ESTE TITULO

Muchas veces me han preguntado por qué no usé la frase ”hasta el amanecer” como título si es la que más se repite durante la canción. En este caso, DESIERTO BLANCO es el concepto protagonista de la canción. Es fuerte y gráfico. Tiene un toque de exotismo y puede provocar curiosidad en quien no conoce la canción. Además, no hay otras canciones con este nombre (que yo sepa), y eso facilita que el título sea recordado. Por otra parte, “hasta el amanecer” carece de personalidad. Podría ser cualquier cosa, menos el título de mi canción.

LA MUSICA DE ANGEL -CUCCO- PENA 

Esta es una de las primeras canciones que escribí con Cucco. Nuestra amistad profesional venía de los muchos jingles publicitarios que él había escrito para los comerciales que producía la agencia en la que yo trabajaba. (En realidad, Cucco, además de ser un destacado director, arreglista, músico y compositor, era el creador de jingles más solicitado de Puerto Rico.)  Nuestras mentes podían ver la canción como un híbrido entre video de MTV y comercial de Channel o Calvin Klein, así que ‘vimos la misma película’. El resultado fue perfecto.

1990: LUNNA GRABA “DESIERTO BLANCO”

Para ese tiempo, Cucco producía la 4ta  grabación de su esposa, María Socorro García de La Noceda, conocida profesionalmente como Lunna. Aunque Lunna ya tenía una trayectoria destacada como cantante, el lanzamiento en 1987 de su primer disco la había convertido en una favorita en Puerto Rico y le había ganado una nominación al Grammy, entre otras distinciones. En realidad su voz es única.

Como persona, esta mujer alta y vistosa, esta artista fuera de serie, es una persona muy sencilla y de carácter afable. De fácil trato. Una buena persona, y una madre muy amorosa. Yo me sentí muy orgullosa con la posibilidad de que ella cantara DESIERTO BLANCO la admiro como artista, y como persona me cae muy bien.

Gracias, Lunna, por grabar este tema. Me siento muy feliz de poder escuchar tu voz, y dentro de tu repertorio encontrar esta canción.

 

 

 

 

 

Con estas notas de dirección, les invito a escuchar DESIERTO BLANCO. Naturalmente, nada te prohíbe crear tu propia película. Así que: luces, cámara, acción.

cucco

lunna

DESIERTO BLANCO     (Let:  Guadalupe García García / Mús: Angel –Cucco- Peña)

Grabada por  Lunna,  en el album “Ventanas”,  del 1991. 

 

Sobre el desierto

de mi blanca cama,

tu cuerpo y mi cuerpo

van buscando agua.

 

La temperatura

pasa de los cien.

Cuanto más me besas

más muero de sed.

 

Bésame.  Bésame.  Bésame…  Hasta el amanecer.

 

Como tantas veces

sabremos llegar.

Y si voy con prisa

hazme regresar.

 

Echa a andar tus manos

por toda mi piel,

como arañas blancas

amarrándome.

 

Amame.  Amame.  Amame…  Hasta el amanecer.

 

Tu sombra y mi sombra

proyectándose,

se alargan y abrazan.

Queman la pared.

 

Como un espejismo

sin definición

se derrite todo

a nuestro alrededor.

 

Y sobre el desierto

de mi blanca cama,

tu cuerpo y mi cuerpo

ahora tienen calma.

 

Bésame.  Bésame.  Bésame…  Hasta el amanecer.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *